martes, 24 de mayo de 2016

Presentación del IX Encuentro Mundial de las Familias

CIUDAD DEL VATICANO, 24 de mayo de 2016 (VIS).-  El Evangelio de la familia, alegría para el mundo” es el lema del IX Encuentro Mundial de las Familias que se celebrará en Dublín (Irlanda) del 22 al 26 de agosto de 2018 y ha sido presentado esta mañana en la Oficina de Prensa de la Santa Sede por el Obispo Vincenzo Paglia, Presidente del Pontificio Consejo para la Familia y el Arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin.

En su intervención el Obispo Paglia subrayó que el de Dublín será el primer gran encuentro de las familias después del Sínodo de los Obispos tras el cual el Papa Francisco emanó la exhortación apostólica Amoris Laetitia que se convierte así en la "Carta Magna" del mismo, tanto en su preparación como en su celebración. “Amoris Laetitia -dijo- no requiere sencillamente una actualización de la pastoral familiar, sino mucho más : una nueva manera de vivir la Iglesia, una nueva manera de realizar ese amor que alegra la vida del pueblo de Dios, de las familias y de la sociedad misma. En este sentido, el encuentro de Dublín asume una característica particular con respecto a los otros encuentros mundiales”.

“En este momento tan importante para la vida de la Iglesia el encuentro regresa a Europa-continuó- No podemos pasar por alto este detalle. Hace sólo unas semanas, el Papa dio un nuevo empuje a este continente que corre el peligro de replegarse sobre sí mismo, resignado a su esterilidad. FRANCISCO exhortó con fuerza a los europeos a que redescubran su vocación humanista, para que revivan la pasión misionera que hizo posible su progreso y su desarrollo, para que abandonen la tentación de crear muros y reanuden la extraordinaria aventura de construir puentes entre las culturas y religiones . Celebrar a la familia - que en Europa está sufriendo de forma particularmente aguda - es una oportunidad extraordinaria para que todos los estamentos - civiles, sociales, religiosos, políticos, económicos – vuelvan a descubrir su centralidad y su fuerza de ser el primer lugar de la coexistencia pacífica entre personas diferentes”.

Por su parte el Arzobispo de Dublín afirmó que el encuentro será un evento significativo para la Iglesia en Irlanda y para las familias irlandesas. “Irlanda - a pesar de lo que muchos pueden pensar - tiene una fuerte cultura de la familia -precisó- Es un país joven. El 21,6% de la población tiene menos de 15 años de edad mientras el 16,9% son mayores de 60 años... Dicho esto, es un país muy abierto, y está abierto a todas las presiones de la cultura secular occidental sobre el matrimonio y la familia. El tema elegido para el Encuentro Mundial de las Familias, por tanto, desea subrayar el papel de la familia en la sociedad y su contribución a la estabilidad y la salud general de la sociedad”.

“Muchas familias en Irlanda están sufriendo el peso de una situación económica precaria. Hay crisis de la vivienda -señaló- Los programas de catequesis sobre el matrimonio y la familia necesitán una revisión completa, de acuerdo con lo esbozado en Amoris Laetitia. Por lo tanto, el encuentro de Dublín se preparará con un programa de catequesis - basado en la Exhortación Apostólica - que involucrará a toda la Iglesia en Irlanda en 2017, con la esperanza de que este proceso de catequesis sea compartido por otras Iglesias en el mundo, particularmente en Europa, con quien Irlanda comparte muchos desafíos. El Encuentro Mundial de las Familias en Dublín, más incluso que los encuentros anteriores debería ser, en su preparación, un evento global”.

“También es clave- terminó el Arzobispo Martin- que la Iglesia y la sociedad se comprometan a que las familias puedan experimentar más plenamente la alegría, a través de adecuadas medidas políticas, sociales y económicas que las ayuden y contribuyan a eliminar las cargas a las que se enfrentan. La esperanza es que el Encuentro Mundial de las Familias en Dublín sea una celebración del testimonio del amor de Dios revelado en Jesucristo. La vocación de las parejas cristianas, sostenida por el sacramento del matrimonio, es un llamado a dar testimonio de ese amor y de experimentar la alegría que viene de compartir el amor de Jesús con cuantos atraviesan por dificultades”.

El Gran Imán de Al-Azhar manifiesta su esperanza de que musulmanes y cristianos cooperen para salvar a la humanidad de las guerras, la pobreza y la ignorancia

CIUDAD DEL VATICANO, 24 de mayo de 2016 (VIS).-  Después de la Audiencia en el Palacio Apostólico, el Gran Imán de al-Azhar, Ahmad Al-Tayyib, concedió ayer a los medios de comunicación vaticanos una entrevista exclusiva en la residencia del Embajador de Egipto ante la Santa Sede. La entrevista fue grabada por Radio Vaticana y el Centro Televisivo Vaticano y se desarrolló totalmente en árabe.

En la entrevista el Imán afirma que su visita, la primera del más alto representante de esa universidad al Vaticano, obedece a una iniciativa de Al Azhar, de acuerdo con el Vaticano, para continuar la misión sagrada de las religiones que consiste en "hacer que los seres humanos sean felices en todas partes” y afirma que Al-Azhar cuenta con un comité de diálogo interreligioso con el Vaticano que se había suspendido por circunstancias precisas, pero ahora que esas circunstancias ya no existen se reanuda el camino del diálogo con la esperanza de que sea mejor de cuanto era antes.

“Me agrada mucho ser el primer jeque de Al-Azhar que viene al Vaticano y se sienta con el Papa con el propósito de dialogar y entender” subraya el prof. Ahmad Al-Tayyib, revelando que la primera impresión que le ha causado el Santo Padre ha sido la de un hombre de paz, un hombre que sigue las enseñanzas del cristianismo, que es una religión de amor y de paz, un hombre que respeta a las demás religiones y muestra consideración por sus seguidores; un hombre que dedica su vida a servir a los pobres y los míseros, y que asume la responsabilidad de las personas. Un hombre ascético, que ha renunciado a los placeres efímeros de la vida mundana. “Todas estas -dice-son cualidades que compartimos con él y por eso deseamos conocerle para trabajar juntos en pro de la humanidad en este vasto campo común”.

Después, refiriéndose a los deberes de las grandes autoridades religiosas y de los responsables de las religiones en el mundo de hoy afirma que se trata de responsabilidades, al mismo tiempo, pesadas y graves porque sabe, como ha afirmado con el Santo Padre, que todas las filosofías e ideologías sociales modernas que han tomado las riendas de la humanidad alejándose de la religión y del cielo han fracasado en el intento de hacer felices a las personas y de alejarlas de la guerra y del derramamiento de sangre. El Imán afirma que ha llegado el momento de que los representantes de las religiones divinas participen con fuerza y concretamente en el intento de dar a la humanidad una nueva orientación hacia la misericordia y la paz para que la humanidad salga de la gran crisis que padece. El hombre sin religión es un peligro para su semejante, y la gente ahora, en este siglo XXI -sostiene el líder religioso- ha comenzado a mirar a su alrededor y a buscar guías inteligentes que puedan conducirla por el camino adecuado. “Todo esto nos ha llevado a este encuentro, a esta discusión y al acuerdo de dar el paso justo en la dirección justa”.

También comenta la importante obra de renovación de los libros de texto que está llevando a cabo la universidad de Al-Alzhar, señalando que va en el sentido de aclarar los conceptos musulmanes que han sido desviados por aquellos que se sirven de la violencia y del terrorismo y por los movimientos armados que presumen de trabajar por la paz. Así, se han identificado estos conceptos erróneos, y se ofrecen - dentro de un plan de estudios - a los estudiantes de las escuelas intermedias y secundarias. Se evidencia la parte desviada y la comprensión errada y, al mismo tiempo, se trata de dejar claro a los estudiantes cuales eran los conceptos correctos, de los que cuales extremistas y terroristas se han desviado. Igualmente se ha fundado un observatorio mundial que realiza el seguimiento en ocho idiomas del material difundido por dichos movimientos extremistas así como de las ideas venenosas que extravían a la juventud. Y ese material se corrige y luego se traduce a otros idiomas.

A través de la "Casa de la Familia egipcia" - que agrupa a los musulmanes con todas las denominaciones cristianas en Egipto, y es un proyecto conjunto entre Al-Azhar y las iglesias – se trata de responder a los que aprovecha la oportunidad y se emboscan para sembrar disturbios, divisiones y conflictos entre cristianos y musulmanes. También cuentan con el Consejo de los Musulmanes Sabios, presidido por el jeque de Al-Azhar, que envía delegaciones de paz a las diversas capitales del mundo y desempeña una actividad importante en favor de la paz y de dar a conocer el Islam verdadero. Hace aproximadamente un año se dio una conferencia en Florencia, Italia, dedicada a "La colaboración entre Oriente y Occidente." Igualmente Al-Azhar recibe a los imanes de mezquitas europeas, como parte de un programa de dos meses de duración, para proporcionar formación al diálogo, revelar los conceptos erróneos y tratar de la integración de los musulmanes en sus sociedades y en las naciones europeas para que constituyan un recurso para la seguridad, la riqueza y la fuerza de esos países.

Con respecto a la situación de Oriente Medio, el jeque Ahmad Al-Tayyib hace hincapie en que vive y sufre, junto con los demás, las consecuencias de las ríadas de sangre y de cadáveres y en que no existe una causa lógica para esta catástrofe vivida día y noche. Ciertamente, -reconoce- hay motivaciones internas y externas cuya convergencia ha inflamado estas guerras.

Estando en el corazón de Europa, el Imán afirma que le gustaría aprovechar su presencia en una institución tan grande para los católicos como el Vaticano para lanzar un llamamiento al mundo entero para que se una y cierre filas para enfrentarse al terrorismo y acabar con él porque cree que si el fenómeno del terrorismo se descuida, no pagarán el precio solo los orientales, sino que tanto los orientales como los occidentales- sufrirán sus consecuencias. Por lo tanto, su llamamiento al mundo y a los hombres libres del mundo es que se pongan de acuerdo inmediatamente e intervengan para acabar con la ríada de sangre. Y añade que efectivamente el terrorismo existe, pero el Islam no tiene nada que ver con ese terrorismo y esto se aplica a los ulemas musulmanes y a los cristianos y musulmanes de Oriente. Y aquellos que asesinan a los musulmanes, y también a los cristianos, no han entendido los textos del Islam, sea intencionalmente o por negligencia.

En ese sentido rememora que Al-Azhar convocó hace un año una Conferencia General de los ulemas musulmanes, suníes y chiíes, a la que fueron invitados los jefes de las Iglesias Orientales, de diferentes religiones y confesiones, e incluso los yazidís enviaron un representante a ese evento celebrado bajo los auspicios de al-Azhar.Entre los puntos más salientes de la declaración conjunta se afirmaba que el Islam y el Cristianismo no tienen nada que ver con aquellos que asesinan y se pedía a Occidente que no confundiera a este grupo desviado y errado con los musulmanes, subrayando que musulmanes y cristianos con una sola voz eran los dueños de esta tierra, eran compañeros y que cada uno de ellos tenía derecho a ella. Se rechazaba la emigración forzada, la esclavitud y la compraventa de mujeres en nombre del Islam. El Imán reitera que la cuestión no debe presentarse como una persecución contra los cristianos en Oriente; al contrario, hay más víctimas musulmanas que cristianas, y todos juntos sufren esta catástrofe. En resumen, concluye diciendo que no se puede culpar a las religiones a causa de las desviaciones de algunos de sus seguidores, ya que en todas las religiones hay una facción desvíada que ha levantado el estandarte de la religión para matar en su nombre.

Al final de la entrevista renueva su agradecimiento sincero, su aprecio y la esperanza, que llevará consigo, -subraya- de trabajar juntos, cristianos y musulmanes, Al-Azhar y el Vaticano para levantar al ser humano donde quiera que esté, sea cual sea su religión y su credo, y salvarlo de la crisis de las guerras destructivas, de la pobreza, de la ignorancia y de las enfermedades.

Santo Padre nombra Obispo de Bacolod en Filipinas

CIUDAD DEL VATICANO, 24 de mayo de 2016 (VIS).-  En otros Actos Pontificios hoy el Papa FRANCISCO nombró al Obispo Patricio A. Buzon SDB, hasta ahora de Kabankalan en Filipinas como Obispo de Bacolod en Filipinas. 

Datos Estadísticos:  Superficie 2,019, población 1'396,318, católicos 1'089,128, sacerdotes 161, religiosos 147, religiosas 198.

Sucede al Obispo Vicente M. Navarra cuya renuncia al gobierno pastoral de la diócesis fue aceptada por límite de edad.

Cardenal Parolin en la I Cumbre Humanitaria Mundial

CIUDAD DEL VATICANO, 24 de mayo de 2016 (VIS).-  El Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, intervino ayer como representante de la Santa Sede en el Segmento de los Líderes de la Cumbre Humanitaria Mundial inaugurada en Estambul (Turquía) con un discurso en que destacó el apoyo del Papa Francisco a la convocación de dicha Cumbre con la esperanza de que cumpla el objetivo de colocar a la persona y a la dignidad humana en el centro de cualquier respuesta humanitaria mediante un compromiso común “que – dijo- elimine de manera decisiva la cultura del descarte y el desprecio por la vida humana, de modo que ninguno se vea abandonado u olvidado y de que no se sacrifiquen más vidas debido a la falta de recursos y sobre todo de voluntad política”.

“La persona humana debe ser el objetivo de cualquier y de toda acción humanitaria -añadió- Esto trasciende la política y es absolutamente indispensable, incluso, y sobre todo, en casos de desastres y conflictos. En nuestro mundo altamente interconectado, el uso de la fuerza y de los conflictos armados afectan, de diferentes maneras, a todas las naciones y los pueblos. Nadie está a salvo. Una cultura del diálogo y la cooperación debería ser la norma para hacer frente a las dificultades del mundo. La fuerte dependencia de la intervención militar y de las políticas económicas egoístas es miope, contraproducente y nunca la solución adecuada para estos desafíos”.

“El genocidio, los ataques deliberados contra civiles, el rapto y la violación de mujeres y niños, la destrucción del patrimonio cultural son sin duda el veneno de pensamientos criminales, pero tales ideas comienzan en los corazones y mentes humanas -advirtió el Cardenal- Por lo tanto, para prevenirlas es necesaria la educación y los cambios en los modelos formativos que inculquen el respeto a la persona humana, especialmente las más débiles y frágiles. Los líderes políticos tienen una responsabilidad especial para traducirla en acciones y políticas concretas”.

“La prevención de los conflictos armados es posible. No es un sueño, ni una ilusión. Las regiones que disfrutan de paz, seguridad y la ausencia de conflictos armados son prueba de esta afirmación. En los momentos importantes de la historia, los grandes líderes han tomado decisiones proféticas, basadas en un sentido de la profundidad y el valor de la dignidad de la persona humana. Al hacerlo, han ofrecido a sus naciones la oportunidad de construir comunidades inclusivas y duraderas, y han allanado el camino hacia un futuro mejor para todos. La Santa Sede -reiteró el Secretario de Estado al final de su discurso- está haciendo su parte para construir una fraternidad real y concreta, entre los pueblos y las naciones”.

Prevención y fin de los conflictos, objetivo primario de la Comunidad Internacional

CIUDAD DEL VATICANO, 24 de mayo de 2016 (VIS).-  Ayer, el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, intervino en una mesa redonda dedicada al tema “Liderazgo político en la prevención y el final de los conflictos” durante la Cumbre Humanitaria Mundial que concluye hoy en Estambul, Turquía, En el debate el purpurado subrayó que en el mundo actual, atormentado por una serie de conflictos latentes y en curso, nada es más importante que prevenir y terminar con las hostilidades. “La sabiduría reconoce que "Una onza de prevención vale una libra de curación."- afirmó- y los supervivientes de la muerte y la destrucción, de los desplazamientos masivos y de la miseria que estos conflictos causan claman por una acción urgente”.

“La Santa Sede -continuó- está firmemente convencida de la naturaleza fundamentalmente inhumana de la guerra y de la necesidad urgente de prevenir y poner fin a los conflictos armados ya la violencia entre los pueblos y los Estados, con formas que respeten los principios éticos comunes que unen a todos los miembros de la familia humana y constituya la base de toda acción humanas o humanitaria. En respuesta, e inspirándonos en la Carta de la ONU, nos unimos en nombre de toda la humanidad para preservar a nuestros hermanos y hermanas y a las generaciones futuras del flagelo de la guerra y los conflictos armados. Ya no debemos confiar principalmente en soluciones militares sino más bien invertir en el desarrollo, que es esencial para la paz y la seguridad duraderas. De hecho, la construcción de la paz y la seguridad duraderas significa buscar el desarrollo humano integral, así como abordar las causas profundas de los conflictos”.

Después, reiterando que la Santa Sede, había hecho suya desde hacía tiempo esa concepción, reafirmó los compromisos siguientes:

La Santa Sede se compromete a trabajar sin descanso junto con los gobiernos, la sociedad civil y todas las personas de buena voluntad para promover el desarme y la prevención de conflictos y para sostener los esfuerzos a largo plazo para construir una paz duradera.

La Santa Sede se compromete a fomentar, a través de la "diplomacia informal y formal", una cultura de la paz, la solidaridad activa y el pleno respeto de la dignidad inherente al ser humano, construida también sobre el diálogo interreligioso dinámico, convencida de que las religiones deben ser una fuerza positiva en la prevención y el final de los conflictos.

La Santa Sede se compromete a emplear sus recursos para alentar a las escuelas e instituciones sociales en la educación para la paz y las sociedades inclusivas, que son esenciales para evitar conflictos.

La Santa Sede se compromete a contribuir al trabajo colectivo para prevenir las crisis humanitarias en las que el desarme puede jugar un papel importante en asegurar una convivencia pacífica entre las naciones, así como la cohesión social dentro de ellas; nunca se cansará de trabajar por el desarme nuclear y la no proliferación, la prohibición de las minas antipersonales y de las municiones en racimo, así como para prevenir la expansión y el despliegue de nuevos sistemas de armas, tales como los sistemas autónomos de armas letales.

Por último, citando el discurso pronunciado por el Papa FRANCISCO ante los Movimientos Populares en Bolivia el pasado mes de julio, dijo: “La Santa Sede considera que el compromiso primario y el objetivo de la Comunidad Internacional debe ser la prevención de conflictos, mediante la inversión en el desarrollo sostenible e integral que no olvide a nadie, no importa cuán pequeño, de modo que no haya ninguna familia sin vivienda, ningún campesino sin tierra, ningún trabajador sin derechos, ningún pueblo sin soberanía, ninguna persona sin dignidad, ningún niño sin infancia, ningún joven sin posibilidades, ningún anciano sin una venerable vejez”.

“Tras haber articulado el inmenso desafío al que nos enfrentamos -concluyó- la Santa Sede sigue comprometida a cumplir su parte para salvar vidas y preservar a las generaciones futuras de los flagelos de la guerra”.

Secuestro durante la Misa, el Obispo de Córdoba denuncia “vamos cada vez peor”

Córdoba, MÉXICO (Agencia Fides, 24/04/2016) - Ante la oleada de violencia que está afectando a Veracruz, el obispo de la diócesis de Córdoba, Su Exc. Mons. Eduardo Patiño Leal, no ha podido hacer otra cosa que declarar que “vamos cada vez peor”. El obispo, según cuanto informa la nota recibida en la Agencia Fides, se ha referido al de un feligrés en plena celebración eucarística en la iglesia de Santa Rita de Casia en el puerto de Veracruz ocurrido el pasado sábado, 21 de mayo, casi seguramente con fines retorsivos.
 

El obispo ha condenado lo ocurrido, considerándolo un ataque a la comunidad y también una profanación del lugar sagrado, acto contra la dignidad de cada ciudadano, niño o adulto, porque afecta su salud física y psicológica.
 

“No es posible que ocurran este tipo de hechos, porque entonces ¿las iglesias ya no pueden ser recintos de paz y comunión?” ha dicho Mons. Patiño Leal, añadiendo: “vamos cada vez peor, está claro, los hechos hablan, no hay porque negarlo”.
 

El obispo de Córdoba ha realizado estas declaraciones en un breve coloquio con la prensa local, este domingo por la tarde, 22 de mayo, durante el cual ha reiterado: “como hemos dicho mes tras mes, desde hace años, ¡queremos que haya paz!. Ustedes del gobierno, vigilen porqué no funciona la seguridad, por que andan sueltos muchos delincuentes... si suceden estas cosas es porque evidentemente hay quien no cumple con su deber o hasta hace pensar en posibles complicidades, el que sucedan las cosas a plena luz del día, cuando toda la población necesita de paz para su trabajo, negocios, escuela”.

Michoacán entre los cinco estados con mayor índice de explotación infantil

Morelia, MICHOACÁN (Agencia Fides, 24/04/2016) – El estado de Michoacán se encuentra entre los cinco estados de México, donde existe el mayor índice de explotación infantil. Según los datos recogidos por la Comisión de Derechos Humanos, la violencia sufrida por estos niños se encuentran entre las causas que llevan al abandono escolar prematuro. El número de denuncias de abuso infantil se triplicó en la década entre 2001 y 2011. Además, los resultados del 2014 han sido los del año más violento para los menores de edad, debido al número de denuncias de abusos de todo tipo.