lunes, 28 de julio de 2014

Visita privada del Papa FRANCISCO a Caserta para encontrarse con el Pastor evangélico Giovanni Traettino


CIUDAD DEL VATICANO, 28 julio 2014 (VIS).- Esta mañana el Santo Padre FRANCISCO ha vuelto a Caserta, después de la visita pastoral del sábado 26 de julio, para encontrarse de forma privada con el Pastor evangélico Giovanni Traettino, amigo suyo desde que el Papa era Arzobispo de Buenos Aires (Argentina).

El Pontífice ha llegado a Caserta en helicóptero a las 10:15 y después de un coloquio personal y reservado en la casa del Pastor Traettino, ha encontrado a la comunidad de la Iglesia evangélica pentecostal en los locales, todavía en fase de construcción, de la Iglesia Pentecostal de la Reconciliación. El Papa almuerza con la comunidad y el regreso al Vaticano se prevé a lo largo de esta tarde.

Telegrama del Santo Padre por la muerte del Cardenal Francesco Marchisano


CIUDAD DEL VATICANO, 28 julio 2014 (VIS).- El Papa FRANCISCO ha enviado un telegrama de pésame al Arzobispo de Turín (Italia), Cesare Nosiglia, con motivo del fallecimiento a las 10:00 horas de ayer domingo en Roma a los 85 años del Cardenal Francesco Marchisano, Arcipreste Emérito de la Basílica de San Pedro.


A SU EXCELENCIA REVERENDÍSIMA

MONS. CESARE NOSIGLIA

ARZOBISPO DE TURÍN

VIA VAL DELLA TORRE 3 10149 TURÍN

AL RECIBIR LA NOTICIA DE LA MUERTE DEL CARDENAL FRANCESCO MARCHISANO, ILUSTRE HIJO DE ESA TIERRA QUIERO EXPRESARLE, AL IGUAL QUE AL PRESBITERIO Y A TODA LA COMUNIDAD DIOCESANA, COMO TAMBIÉN A LOS PARIENTES Y AMIGOS DEL LLORADO CARDENAL, MIS SENTIMIENTOS DE PROFUNDO PÉSAME. PIENSO CON AFECTO QUE ESTE QUERIDO PASTOR QUE DURANTE TANTOS AÑOS HA PRESTADO SU DILIGENTE COLABORACIÓN A LA SEDE APOSTÓLICA, ESPECIALMENTE EN LA CONGREGACIÓN PARA LA EDUCACIÓN CATÓLICA Y DESPUÉS COMO ARCIPRESTE DE LA BASÍLICA VATICANA AL IGUAL QUE COMO PRESIDENTE DE LA OFICINA DE TRABAJO DE LA SEDE APOSTÓLICA. NOS DEJA EL TESTIMONIO DE UNA VIDA ENTREGADA A LA ADHESIÓN GENEROSA A SU PROPIA VOCACIÓN, COMO SACERDOTE Y OBISPO SOLÍCITO DE LAS NECESIDADES DE LOS FIELES Y SENSIBLE AL MUNDO DEL ARTE Y DE LA CULTURA. ELEVO ORACIONES DE SUFRAGIO PARA QUE EL SEÑOR LO ACOJA EN EL GOZO Y LA PAZ ETERNA Y ENVÍO A CUANTOS COMPARTEN EL DOLOR POR SU DESAPARICIÓN LA CONSOLADORA BENDICIÓN APOSTÓLICA.

FRANCISCUS PP.


El funeral por el difunto purpurado, presidido por el Cardenal Angelo Sodano, Decano del Colegio Cardenalicio, se celebrará el próximo miércoles 30 de julio, a las 8:00 horas en el altar de la Cátedra de la Basílica de San Pedro. Al final de la celebración eucarística, el Santo Padre FRANCISCO presidirá el rito de la Ultima Commendatio y de la Valedictio.

Nuevo llamamiento de FRANCISCO por la paz en Oriente Medio, Iraq y Ucrania


CIUDAD DEL VATICANO, 27 de julio 2014(VIS).- Después de rezar el Ángelus, el Santo Padre, FRANCISCO recordando que mañana hace cien años del comienzo de la Primera Guerra Mundial, lanzó un nuevo llamamiento por la paz en Oriente Medio, Iraq y Ucrania y pidió que se detuvieran las armas.



''Mañana -dijo- se cumple el centésimo aniversario del estallido de la Primera Guerra Mundial, que causó millones de víctimas e inmensas destrucciones. Aquel conflicto, que el Papa Benedicto XV calificó como 'inútil masacre', desembocó, después de cuatro largos años, en una paz que resultó más frágil. Mañana será una jornada de luto en memoria de este drama. A la hora de recordar un evento tan trágico, mi deseo es que no se repitan los errores del pasado, sino que se aprendan las lecciones de la historia, para que prevalezcan siempre las razones de la paz, mediante un diálogo paciente y valiente''.



''En particular, hoy mi pensamiento se dirige hacia tres áreas de crisis: la de Oriente Medio, la iraquí y la ucraniana. Os pido que sigáis uniéndoos a mi oración para que el Señor conceda a las poblaciones y a las autoridades de esas zonas la sabiduría y la fuerza necesarias para emprender con determinación el camino de la paz, afrontando cualquier diatriba con la tenacidad del diálogo y de la negociación y con la fuerza de la reconciliación. Y que el centro de las decisiones no sean los intereses particulares, sino el bien común y el respeto de cada persona. ¡Recordemos que todo se pierde con la guerra y nada se pierde con la paz!''.



''Hermanos y hermanas: ¡Jamás la guerra! ¡Jamás la guerra!. Pienso sobre todo en los niños a quienes se arrebata la esperanza de una vida digna, de un futuro: niños muertos, niños heridos, niños mutilados, niños huérfanos, niños cuyos juguetes son residuos bélicos, niños que no saben sonreír ¡Deteneos por favor! ¡Os lo pido de todo corazón! ¡Es hora de detenerse! ¡Deteneos por favor!''.

En el Ángelus el Papa reitera la necesidad de leer el evangelio


CIUDAD DEL VATICANO, 27 de julio de 2014 (VIS).- Como cada domingo a mediodía, el Papa FRANCISCO se asomó a la ventana de su estudio para rezar el Ángelus con los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro. El Pontífice, al igual que en la misa celebrada el día anterior en Caserta, habló de las dos parábolas dedicadas al reino de los cielos: la del mercader de joyas que encuentra una perla de infinito valor y vende todo lo que tiene para adquirirla y la del labrador que encuentra un tesoro escondido y vende sus tierras para comprar el campo donde se haya. Ni el mercader ni el labrador dudan de lo que tienen que hacer porque se dan cuenta del valor incomparable de su hallazgo.

''Lo mismo sucede con el Reino de Dios -explicó el Obispo de Roma- quien lo encuentra no tiene dudas, siente que es lo que buscaba, lo que esperaba y lo que responde a sus aspiraciones más auténticas. Y verdaderamente es así: el que conoce a Jesús, el que lo encuentra personalmente, permanece fascinado, atraído por tanta bondad, verdad y belleza, y todo con una gran humildad y sencillez. Buscar a Jesús, encontrarlo; este es el gran tesoro''.

''¡Cuántas personas, cuántos santos y santas, leyendo con corazón abierto el Evangelio, se han sentido tan atraídos por Jesús como para convertirse a El! -exclamó- Pensemos en San Francisco de Asís, que ya era cristiano, pero lo era 'al agua de rosas'. Cuando leyó el Evangelio, en un momento decisivo de su juventud, encontró a Jesús y descubrió el Reino de Dios, y entonces todos sus sueños de gloria terrena se desvanecieron. El Evangelio te hace conocer al verdadero Jesús, al Jesús vivo... toca tu corazón y cambia tu vida. Y entonces sí, lo dejas todo. Puedes cambiar efectivamente tu tipo de vida, o seguir haciendo lo que hacías antes, pero ya eres otro, has renacido: has encontrado lo que da sentido, sabor y luz a todo, también a las fatigas, a los sufrimientos y también a la muerte''.

Después el Papa reiteró la necesidad de leer el Evangelio; un pasaje cada día, de llevarlo en el bolsillo, en la cartera, de tenerlo a mano porque ''todo adquiere sentido cuando allí, en el Evangelio, encuentras este tesoro, que Jesús llama 'el Reino de Dios', es decir Dios, que reina en tu vida, en nuestra vida; Dios que es amor, paz y alegría en cada hombre y en todos los hombres... Leer el Evangelio es encontrar a Jesús, es tener esta alegría cristiana, que es un don del Espíritu Santo''.

''La alegría de haber encontrado el tesoro del Reino de Dios se transparenta, se ve -finalizó el Pontífice- El cristiano no puede tener escondida su fe, porque transluce en cada palabra, en cada gesto, incluso en los más simples y cotidianos: transluce el amor que Dios nos ha dado mediante Jesús. Recemos, por intercesión de la Virgen María, para que venga a nosotros y al mundo entero su Reino de amor, de justicia y de paz''.

Santa Misa en la Plaza ante el Palacio Real de Caserta: “La primacía del reino de Dios y el coraje de decir no al mal”




CASERTA, 27 de julio de 2014 (VIS).- Más de doscientas mil personas asistieron a las 18:00 horas de ayer a la misa celebrada por el Santo Padre FRANCISCO en la Plaza ante el Palacio Real de Caserta.

El Papa habló en su homilía del ''reino de los cielos'', partiendo de las parábolas del tesoro escondido y de la perla preciosa. En la primera el ''reino'' es similar a un tesoro escondido en un campo que el labrador que lo encuentra vuelve a esconder y lleno de alegría, vende todo lo que tiene y compra esa tierra. En la segunda es semejante a un mercader busca perlas finas, y al encontrar una de gran valor vende todo lo que tiene y la compra.

''El labrador y el mercader, explicó el Pontífice, están unidos por un sentimiento común, la sorpresa y la alegría de haber encontrado el cumplimiento de todo deseo y, a través de estas dos parábolas, ''con palabras sencillas que todos podían entender'' Jesús enseña lo que es el reino de los cielos, como se encuentra y qué hay que hacer para poseerlo''.

''Ahora bien, Jesús no se preocupa en explicar que es ''el reino', aunque lo anuncie desde el comienzo de su Evangelio. Sin embargo, no lo muestra directamente, sino siempre de reflejo.''Prefiere darlo a entender, con parábolas y semejanzas -señaló el Santo Padre- especialmente mediante la revelación de sus efectos: el reino de los cielos es capaz de cambiar el mundo, como la levadura escondida en la masa''. Y ambas parábolas nos hacen entender que ''el reino de Dios está presente en la persona misma de Jesús, Él es el tesoro escondido y la perla de gran valor. Se entiende la alegría del agricultor y la del mercader: ¡han encontrado! Es la alegría de cada uno de nosotros cuando descubrimos la proximidad y la presencia de Jesús en nuestras vidas. Una presencia que transforma la existencia y nos hace sensibles a las necesidades de los hermanos; una presencia que nos invita a acoger recíprocamente cualquier otra presencia, incluida la del extranjero y el inmigrante''.

''Para encontrar el reino de Dios cada uno de nosotros tiene un camino particular. Algunos lo esperan y lo buscan desde hace tiempo, como es el caso del mercader; otros lo descubren de repente, como el labrador. ''Esto nos recuerda -subrayó el Papa- que Dios se deja encontrar siempre, porque es el primero que quiere encontrarnos... Vino para ser "Dios con nosotros." Es Él quien nos busca y se deja encontrar también por los que no le buscan... a veces en lugares insólitos y tiempos inesperados. Cuando se encuentra a Jesús, nos sentimos fascinados, conquistados, y es una alegría salir de nuestro modo habitual de vida, a veces árido y apático para abrazar el Evangelio, para ser guiados por la nueva lógica del amor''.

''Jesús es muy claro por cuánto se refiere a la posesión del ''reino'', no bastan el entusiasmo y la alegría del descubrimiento. ''Hay que anteponer la perla preciosa del reino a todos los demás bienes terrenales; hay poner a Dios en el primer lugar de nuestras vidas. Dar primacía a Dios significa tener el coraje de decir no al mal, a la violencia, a la opresión, para vivir una vida de servicio a los demás y en favor de la ley y el bien común... El que se hace amigo de Dios, ama a sus hermanos, se compromete a salvaguardar sus vidas y su salud respetando también el medio ambiente y la naturaleza. Esto -recalcó FRANCISCO- es particularmente importante en vuestra hermosa tierra que necesita ser protegida y preservada, necesita que tengáis el coraje de decir no a cualquier forma de corrupción y de ilegalidad - y todos sabemos el nombre de estas formas de corrupción y de ilegalidad- necesita que todos sean servidores de la verdad y que asuman en cualquier situación el estilo de vida evangélico que se manifiesta en el don de sí mismo y en la atención a los pobres y a los excluidos''.

Al final, el Papa habló de la festividad de la Patrona de Caserta, Santa Ana, que había congregado en la plaza a los diversos componentes de la comunidad diocesana, con su Obispo,a las autoridades civiles y a los representantes de diversas realidades sociales. ''Me gustaría animar a todos a vivir la fiesta de la patrona libres de ideas preconcebidas- dijo- como expresión pura de la fe de un pueblo que se reconoce familia de Dios y fortalece los lazos de hermandad y solidaridad. Quizás santa Ana escuchó a su hija María proclamar las palabras del Magnificat: "Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes, sació de bien a los hambrientos''. ¡Que ella os ayude a buscar el único tesoro, Jesús, y os enseñe a descubrir los criterios de la acción de Dios; Él trastoca los juicios del mundo, viene al rescate de los pobres y de los pequeños y llena de bienes a los humildes, que le confían su existencia. Tened esperanza, la esperanza no defrauda . Y a mi me gusta repetiros: No os dejéis robar la esperanza''.

Después de la misa y antes de la bendición final, FRANCISCO dio las gracias a todos por su calurosa acogida que hizo extensiva al Cardenal Arzobispo de Nápoles, Crescenzio Sepe, ''He oído -dijo- que a lo mejor los napolitanos están algo celosos de mi visita aquí, pero quiero decirles que seguramente este año iré a verlos también a ellos''.

Terminada la celebración eucarística, el Papa se trasladó al Aeropuerto de la Aeronáutica Militar y desde allí regresó en helicóptero a Roma.

Papa a Sacerdotes de Caserta: “Juntos en la unidad, no en la uniformidad”





CASERTA, 27 de julio 2014 (VIS).- El Papa FRANCISCO salió el sábado del Vaticano en helicóptero en torno a las 15 horas hacia el helipuerto de la Escuela de Suboficiales de la Aeronáutica Militar del Palacio Real de Caserta, donde fue acogido por Monseñor Giovanni D'Alise, Obispo de Caserta, y por otras autoridades locales. Desde allí se desplazó en coche hasta la Capilla Palatina para encontrar a los sacerdotes de la diócesis. El Pontífice dejó a un lado su discurso y mantuvo una conversación muy íntima con los sacerdotes, respondiendo a las preguntas que los religiosos le formularon.

El Santo Padre habló del ejemplo que los Obispos deben dar sobre la unidad que Jesús pidió al Padre por la Iglesia. ''No se puede ir hablando mal el uno del otro -dijo-; en la unidad de la Iglesia es importante la unidad de los Obispos'' y destacó que en estos conflictos es el diablo quien festeja y gana. ''Los Obispos tienen que estar de acuerdo en la unidad, no en la uniformidad. Cada uno tiene su carisma, su modo de pensar y de ver las cosas: a veces esta variedad es fruto de equivocaciones, pero otras veces es fruto del Espíritu: una unidad en la diversidad de cada uno, sin que ninguno pierda su propia personalidad''.

En otra de las preguntas, al Papa le pidieron una recomendación para conseguir que la pastoral, sin mortificar la piedad popular pueda lanzar el primado del Evangelio. ''La verdadera piedad popular -dijo- nace de ese Sensus Fidei del que habla la encíclica Lumen Gentium y que guía en la devoción de los santos, de la Virgen y también con expresiones folclóricas en el buen sentido de la palabra''. Y añadió que ''el gnosticismo que ha entrado en la Iglesia con grupos de piedad intimista no hacen bien, son una herejía... La piedad popular es inculturizada, no puede ser una piedad popular de laboratorio, aséptica, nace siempre de nuestra vida''.

Otra de las cuestiones a tratar fue la identidad del sacerdote del tercer milenio. ¿Cómo superar la crisis existencial que nace de la revolución lingüística, semántica, cultural, de testimonio evangélico? ''Con creatividad -respondió el Papa- es el mandamiento que Dios dio a Adán y que Jesús dio a sus discípulos. Y la creatividad se encuentra en la oración. Un Obispo que no reza, un sacerdote que no reza, ha cerrado la puerta a la creatividad''. Por último le preguntaron por el fundamento de la espiritualidad del sacerdote diocesano. FRANCISCO describió la doble capacidad de contemplación del sacerdote: hacia Dios y hacia los hombres. ''Es un hombre que mira, que llena sus ojos y su corazón de esta contemplación: con el Evangelio ante Dios y con los problemas humanos ante los hombres. En este sentido debe ser contemplativo. Pero no hay que confundir que el monje es otra cosa''.

El Papa destacó que el centro de la espiritualidad del sacerdote diocesano está en la pertenencia a la diócesis. ''Tener una relación con el obispo y una relación con el resto de los sacerdotes... es simple pero al mismo tiempo no es fácil. Y el mayor enemigo de estas dos relaciones son las habladurías. El diablo siembra así para impedir la relación evangélica, espiritual y fecunda con el obispo y el presbítero''. FRANCISCO recordó que lo mejor era decir las cosas a la cara y no dar satisfacción al diablo que de esta forma ''ataca el centro de la espiritualidad del clero diocesano''. Antes de concluir, el Papa habló de la amargura en los sacerdotes, de la imagen de la Iglesia de los enfadados. ''Uno puede enfadarse: es sano enfadarse una vez. Pero el estado de enfado constante -finalizó- no es del Señor y lleva a la tristeza y a la desunión''.

Caldeos en Iraq, preparados como Abraham para partir a la tierra que Dios les indique


CIUDAD DEL VATICANO, 28 julio 2014 (VIS).- El Cardenal Leonardo Sandri, Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, presidió ayer domingo la Divina Liturgia en la Catedral de San Pedro Apóstol de los Caldeos en San Diego (Estados Unidos). El purpurado rezó por los cristianos que en Iraq, madre patria de la Iglesia caldea, son perseguidos e incluyó en su oración a los de Siria, Palestina y Egipto, así como a los pertenecientes a la comunidad greco-católica en Ucrania que atraviesan, como sus compatriotas, por una difícil situación

Por su parte el Obispo de la eparquía. Sarhad Yawsip Hermiz Jammo, dio las gracias al purpurado por el consuelo que su visita y sus oraciones, como representante del Papa FRANCISCO, representaban para todos los cristianos de Oriente y agregó que en comunión con el Sucesor de Pedro perseverarán en la fe de Abraham, y cómo el patriarca hebreo estarán preparados para partir hacia la tierra que Dios les indique aprendiendo a leer la historia en una dimensión más elevada.

En su homilía, el Cardenal Sandri, agradeció a los presentes, y a los cristianos en situaciones conflictivas su fidelidad dolorosa al Evangelio asegurándoles la oración y la bendición del Papa FRANCISCO, al igual que la cercanía de toda Iglesia y manifestó el deseo de que haya paz y justicia para todos los que se ven golpeados por una violencia tan increíble como insensata.

El Prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, en su visita a California, ha encontrado ya a la comunidad maronita de Los Ángeles y de San Diego, así como a la siro-malabar. En los próximos días visitará a los armenios y saludará a los sacerdotes de la Iglesia siria, copta, greco-melquita y greco-catolica rumana que ejercen su ministerio pastoral en esa región estadounidense. La ya nutrida diáspora oriental, prevé un aumento significativo, sobre todo de cristianos procedentes de Iraq, debido al conflicto en curso. La inmigración es un desafío pastoral de proporciones históricas - ha reiterado el Cardenal - que requiere aún más esfuerzo por parte de la Iglesia latina en su atención por las Iglesias Orientales.